DIA DEL LIBRO INFANTIL. Cartel anunciador y mensaje.

Érase una vez…

Erase una vez una… ¿Princesa? No.

Érase una vez una biblioteca. Y érase también una vez una

niña llamada Luisa que fue a la biblioteca por primera vez. La

niña caminaba despacio, tirando de una mochila de rueditas enoooorme.

Observaba todo con admiración: estantes y más estantes repletos de libros.

Mesas, sillas, almohadas de colores, dibujos y carteles en las paredes.

— Traje la foto — le dijo tímidamente a la bibliotecaria.

— ¡Muy bien Luisa! Voy a inscribirte. Mientras tanto puedes ir escogiendo

el libro. ¿Sabes que puedes llevarte un libro a casa?

— ¿Uno sólo? — Preguntó decepcionada.

En ese mismo instante sonó el teléfono y la bibliotecaria dejó a la niña

con la tan difícil tarea de elegir un único libro en la infinidad de estantes.

Luisa arrastró su mochila y buscó, buscó hasta que encontró su libro favorito:

Blancanieves. Se trataba de una edición de tapa dura, con hermosas ilustraciones.

Con el libro en la mano empujó su mochila de nuevo y, cuando

ya estaba a punto de salir salir, alguien le tocó el hombro. La niña se dio la

vuelta y casi se cae para atrás del susto: nada más y nada menos era el Gato

con Botas con su libro en la mano, ¡digo, entre las patas!

— Buenos días, ¿Cómo estás? — le dijo haciendo una reverencia.

— Luisa, ¿Acaso no te sabes de memoria todas esas historias de princesas?

¿Por qué no te llevas mi libro El Gato con Botas, que es mucho más

divertido?

Luisa con la boca abierta no sabía qué decir.

— ¿Qué te pasa? ¿Te comió la lengua el gato? — Bromeó.

— ¿Eres el Gato con Botas de verdad, verdad?

— ¡Si, en persona, digo, de carne y hueso! Llévame a tu casa y sabrás todo

sobre mi historia y la del Marqués de Carabas.

La niña, de tan perpleja, solo conseguía asentir con la cabeza. El Gato con

Botas, con un toque de magia regresó a su libro y, cuando Luisa estaba a punto

de salir de la biblioteca, volvió a sentir un toque en el hombro. Era ella: “blanca

como la nieve, colorada como la sangre y con cabellos negros como el ébano”.

¿Adivinaste?

— ¡¿Blancanieves!? — dijo Luisa anonadada.

— Luisa, llévame contigo también. Esta edición — dijo mostrándole su

propio libro — es una adaptación auténtica del cuento de los hermanos Grimm.

Cuando la niña estaba a punto de coger el libro, el Gato con Botas apareció

molesto:

— Blancanieves, Luisa ya escogió. Vete con tus seis enanos.

— ¡Son siete y no seis! ¡ Y ella aún no ha escogido! — le dijo Blancanieves

roja de cólera.

Los dos miraban a la niña esperando una respuesta:

— No sé cuál llevar…quería llevármelos todos…

De repente, sucedió algo increíble: fueron saliendo de los libros… Cenicienta,

Caperucita Roja, Rapunzel. Un equipo completo de princesas de verdad:

— Luisa llévame a tu casa — le suplicaban todas.

— Yo sólo necesito una cama para dormir un rato — dijo la Bella Durmiente

mientras bostezaba.

— Solo cien años — dijo el Gato burlándose.

— Puedo limpiar tu casa, pero de noche tengo una fiesta en el castillo del ….

— ¡Príncipe! — gritaron todos.

— En mi cesta tengo torta y vino. ¿Quién quiere? — Ofreció Caperucita.

Y continuaron apareciendo más personajes: el Patito Feo, la Vendedora de

Fósforos, el Soldadito de Plomo y la Bailarina:

— ¿Luisa podemos ir contigo? Somos los personajes de Andersen — pidió el

Patito Feo que tan feo… no era.

— ¿ Tu casa está calentita? — preguntó la Vendedora de los Fósforos.

De repente, delante de todos, apareció un lobo enorme, peludo, muy peludo,

con los dientes afilados: ¡El lobo feroz!

— Lobo ¿por qué tienes esa boca tan grande? — le preguntó Caperucita

por costumbre.

— Yo les protejo — dijo valientemente el Soldadito de Plomo.

El Lobo abrió la boca y… ¿Se los comió a todos? No. Solo bostezó de tanto

sueño y les dijo con calma:

— Tranquilos. Sólo quería darles una idea. Luisa se lleva el libro de Blancanieves

y nosotros entramos en su mochila que es muy grande.

A todos les gustó su idea.

— ¿Luisa nos dejas ir contigo?

— ¡Claro que sí! — Dijo Luisa abriendo la mochila.

Los personajes hicieron fila y fueron entrando uno a uno:

— ¡Primero las princesas! — dijo la Cenicienta.

Al final aparecieron también los personajes brasileños: el Sací, el Caipora,

una muñeca de tela que no para de hablar, un niño muy loquito, una niña

con una cartera amarilla, otra con la foto de su bisabuela pegada al cuerpo,

un pequeño rey mandón. Todos entraron.

La mochila pesaba más que nunca. ¡Cómo pesan los personajes! Luisa

llevo el libro de Blancanieves y la bibliotecaria anotó todo en su ficha.

Poco después la niña llegó a casa feliz. Su mamá le preguntó desde la

cocina.

— ¿Hija, llegaste?

— Síííí, mami, llegamos.

escrito por Luciana Sandroni | traducido por Elisa Toledo Todd | revisado por María Sampayo Bouza | ilustrado por Ziraldo

.

24 DE OCTUBRE. DÍA DE LA BIBLIOTECA.

“Con motivo del Día de la Biblioteca, quiero compartir con vosotros un secreto: el Conejo Blanco casi siempre tiene prisa. Quizá algunos penséis que esto no tiene mucho que ver con las bibliotecas y que, además, como secreto, deja bastante que desear. Alicia en el País de las Maravillas se publicó hace 150 años, y desde entonces los lectores de todo el mundo han sabido que el conejo llega tarde, demasiado tarde, y por tanto tiene prisa. Reconoceréis, eso sí, que no es un conejo cualquiera. Que sepamos, este es el único conejo que usa chaleco y reloj de bolsillo, lo cual plantea una incognita: si tiene reloj, ¿por qué siempre llega tarde?. ¿Quién es culpable de la tardanza? ¿El conejo o su reloj? Los expertos no se han puesto de acuerdo sobre este punto, que ha provocado graves discusiones entre veterinarios y relojeros. Y si se alude al chaleco, es aún peor. Sólo hay una cosa más peligrosa que una discusión entre un veterinario y un relojero, y es una discusión entre un veterinario y un sastre. Es mencionar el asunto y se desenvainan todo tipo de agujas (hipodérmicas, de coser y de reloj).

Así que mejor volvamos al secreto. El conejo Blanco casi siempre tiene prisa. Corre porque tiene miedo de que la Duquesa y, sobre todo, la Reina de Corazones ordenen que le corten la cabeza. Pero vosotros, que aún conserváis la vuestra, concentraos en ese casi. Es la clave, el secreto mejor guardado del País de las Maravillas. Casi siempre. ¿Cuándo no tiene prisa el Conejo Blanco? Solo cuando visita un pequeño edificio escondido tras los árboles del bosque: la biblioteca.

El conejo se toma su tiempo para curiosear entre las abarrotadas estanterias. Tiene un libro en mente pero, cuando se acerca a cogerlo, no puede evitar fijarse en el tomo que lo precede, y en el de más allá (y, como ya sabéis, en una biblioteca, el libro de más allá es al mismo tiempo el libro de más acá de otro libro que está a su lado…). Demasiadas opciones. Lleva tiempo elegir un libro. El conejo sabe que se encuentra en el hogar de la lectura, y la lectura es un placer que se disfruta sin prisa.

Aunque nadie haya mencionado antes esta biblioteca secreta, no lo dudéis, hay una en ese extraño mundo que visitó Alicia. No puede ser de otra forma. Pues a pesar de contar con el Sombrerero Loco, el Gato de Chesire y la Oruga Azul, a pesar de todos los animales fantásticos y las extraordinarias cosas que allí suceden, todo eso no es suficiente para ganarse el nombre que ese mundo tiene. Un lugar nunca podría llamarse País de las Maravillas si entre sus maravillas no se contara una biblioteca.” Diego Arboleda

DÍA DEL LIBRO INFANTIL

Muchas Culturas Una Historia

“Hablamos idiomas diferentes y venimos

de diferentes orígenes, sin embargo

compartimos las mismas historias”

Historias del mundo… cuentos tradicionales

Es la misma historia para todos nosotros

En diferentes voces

En diferentes colores

Pero sigue siendo la misma…

Principio…

Argumento…

Y final …

Es la misma historia que todos conocemos

y amamos

Todos la escuchamos

En diferentes versiones y por diferentes

voces

Sin embargo, siempre es la misma

Hay un héroe… una princesa… y un villano

No importa su idioma o sus nombres

Ni sus rostros

Siempre es la misma

Principio,

Argumento

Y final

Siempre ese héroe… esa princesa y ese villano

Sin cambios a través de los siglos Nos acompañan

Nos susurran en nuestros sueños

Nos mecen para dormir

Sus voces desaparecieron hace tiempo

Pero viven en nuestros corazones para

siempre

Porqué nos unen en una tierra de misterio e imaginación

Porqué todas las diferentes culturas se funden en Una Historia

Escrito por: Marwa Al Aqroubi

PALABRAS POR KILO. FIN DE CAMPAÑA

Poco a poco se fue llenando la mesa de productos no perecederos. Un solo día de recogida en nuestra Biblioteca, pero muy intenso.

Han sido mas de 250 kg los que hemos recogido y que sumados a los de las otras bibliotecas participantes de la provincia se ha alcanzado una cantidad considerable, unos 7.000 kilogramos que ya se encuentran en el Banco de alimentos de Ciudad Real.

Aprovechamos este espacio para decir “Gracias de todo corazón” por vuestra colaboración.

PALABRAS POR KILO

Aprovechando que llega la Navidad, y tod@s nos sentimos más solidarios, más cercanos a los problemas de la gente, más sensibles, con más ganas de ayudar si cabe que en otros momentos, la Biblioteca de Membrilla se une a esta campaña lanzada por BICRA (Bibliotecarios de Ciudad Real Asociados). Colaboran en esta iniciativa muchas bibliotecas de Ciudad Real, así como el Banco de Alimentos de Ciudad Real y la Diputación Provincial que nos va a proporcionar la carteleria y otros materiales.

¿En qué consiste la campaña?. En recoger alimentos no perecederos todas las bibliotecas participantes en el mismo momento. Y ese momento será el 17 de diciembre. Sólo teneis que pasar por la Biblioteca (sala infantil) y entregar lo que considereis conveniente. Desde el Banco de Alimentos nos han indicado que lo que más necesitan es ACEITE, AZÚCAR, LECHE, PAPILLAS INFANTILES, HARINA, LEGUMBRES Y CONSERVAS, y con algo menos de preferencia ARROZ Y PASTA.

A cambio del kilo de alimentos, nosotros te daremos y hasta agotar existencias Juegos de palabras y puzzles, y alguna sorpresa mas que estamos preparando desde la Biblioteca.

Vamos a participar todos y todas. Que no se quede sólo en palabras.

Lola Villalta

XVI CAMPAÑA DE ANIMACIÓN A LA LECTURA “MARÍA MOLINER”

Ya se han fallado los premios correspondientes a la XVI campaña de animación a la lectura María Moliner, y entre los 300 premiados está el proyecto presentado por nuestra Biblioteca. No ha sido la única vez que la Biblioteca de Membrilla ha recibido esta galardón. Con este sumamos 8 en total.

Recibiremos 180 libros de literatura infantil y juvenil principalmente, que formarán parte de los fondos bibliográficos de la Biblioteca.

En esta edición han sido 608 los proyectos presentados por bibliotecas municipales de toda España y 300 los que han sido seleccionados para premio.

Esta campaña de Animación a la lectura es convocada por el Ministerio de Educación, Cultura y Deporte, la Federación Española de Municipios y Provincias y la Fundación Coca-Cola.

El proyecto presentado por nuestra Biblioteca recoge las actividades realizadas en ella a lo largo de 2014. “Cocinando con cuentos”, mural lector, cuentacuentos, teatro, visita de escolares, Gynkana el día del libro, talleres de lectura para bebés, primeros lectoras,club de lectura de adultos…

Quiero dar las gracias a los profesores que aceptan cada año las propuestas que desde la biblioteca hacemos y por tanto se pueden llevar a cabo, a los usuarios y usuarias que participan en las actividades, y a los padres y madres que también ponen de su parte para que los niños y niñas de nuestra localidad se acerquen a la Biblioteca. Gracias a todos.

Y ya sabeis, en unos meses tendremos entre nosotros nuevos títulos que harán mas grande nuestra colección.

Ya estamos preparando el proyecto para el próximo año. Espero seguir contando con vuestra participación.

Lola Villalta

Día de la Biblioteca. Pregón homenaje a Ana María Matute.

 

       -¡Ana María, despierta!

       El príncipe se quedó contemplándola. Era guapa, el pelo negro, los ojos grandes, la boca carnosa. Luego la sacudió suavemente, por un hombro. Insistió:

-Vamos, mujer, que ya es hora.

       Ana María, solo después de un rato, empezó a moverse. Primero movió un dedo, luego una ceja, luego entreabrió un ojo.

       -¿Y tú… quién… eres? –preguntó, no sin gran esfuerzo.

       -¡Soy el Príncipe Azul!

       -¿El qué?

       -El príncipe… ¿No te acuerdas? Tenemos que amarnos.

       -¿Es obligatorio?

       -Claro, lo manda la tradición.

       -¡Pues entonces vete a hacer gárgaras!

       Ana María se giró hacia un lado y volvió a dormirse. El príncipe quedó sumamente desconcertado. Se incorporó del filo del lecho y se puso a pasear la estancia.Vio las telarañas del tiempo colgando de los pesados cortinajes, vio a un par de alabarderos durmiendo de pie, la nariz del uno apoyada en la nariz del otro. Vio, o mejor dicho, escucuchó la estridente sinfonía de ronquidos que le llegaban de todas partes de aquel palacio encantado; ronquidos atronadores de guardianes forzudos, ronquidos silbantes de cocineros exquisitos, ronquidos trascendentes de capellanes gordinflones, ronquidos, ronquidos… Como que tuvo que taparse las orejas para no ser víctima de aquel terremoto sónico… y entonces se dio cuenta: ¡el fuego de la chimenea también dormía!

Se acercó, aproximó una mano a aquellas llamas petrificadas y quedó ensimismado… Luego de un tiempo incontable, levantó la vista y vio sobre la repisa una hilera de libros. Eran libros de cuentos, los únicos objetos de aquel lugar que no habían acumulado polvo ni telarañas. Con un temblique en el dedo índice de la mano derecha, impropio de todo un príncipe, fue recorriendo los títulos: Cuentos de antaño, de Charles Perrault, Cuentos de los hermanos Grimm, Cuentos de H. C. Andersen, Cuentos de Ana María Matute… Al leer este

 

último, el corazón empezó a repicarle. Sacó el libro y lo abrió. Al azar fue leyendo: “Todos nos acostamos con el lobo, pero lo que no podemos hacer es confundirlo con la abuelita.” “La infancia es más larga que la vida”. “El que no ama está muerto”.

Justo al acabar esta frase, cesaron los ronquidos y el fuego de la chimenea cobró repentina vitalidad. El príncipe se apartó.

      -Eso, ahora ponte a curiosear en mis cosas -oyó a sus espaldas.

Levantó un poco más la vista y vio, en el espejo de la chimenea, cómo se incorporaba en su magnífico lecho una dama todavía más magnífica. Casi cien años de edad, el pelo totalmente blanco y la sonrisa totalmente pura.

-¿Se puede saber qué día es hoy?

      -¿Hoy? -El príncipe no tenía ni la menor idea.

      -¡Me acabo de acordar!- Exclamó ella-. ¡Es 24 de octubre, día de la Biblioteca! ¡No te quedes ahí pasmao, que los niños nos están esperando!

¡Vamos, Príncipe Azul, mueve el culo!

Antonio Rodríguez Almodovar

eBiblio Castilla-La Mancha

¿Qué es eBiblio?. Es un servicio de la Red de Bibliotecas Públicas de Castilla-La Mancha disponible para las bibliotecas incorporadas al catálogo colectivo de la Red, que hace posible la lectura de libros electrónicos a través de internet.

El servicio está disponible en la dirección: http//castillalamancha.ebiblio.es También se puede acceder a los libros prestados a través de la app ebiblio Castilla-La Mancha, disponible para iOS y Android.

¿Cómo ser usuario de eBiblio?

Puede hacer uso de eBiblio cualquier persona que disponga de la tarjeta o carné de usuario de cualquier biblioteca incorporada al catálogo colectivo de la Red de Bibliotecas Públicas de Castilla-La Mancha. Si no dispones de la tarjeta de usuario, puedes venir a la biblioteca y solicitarla.

Para poder acceder a eBiblio deberá figurar tu correo electrónico entre los datos que se incluyen en la solicitud de carné de la biblioteca. La biblioteca te proporcionará una contraseña que utilizarás para acceder a la plataforma de préstamo de libros electrónicos.

Para poder ser usuario de eBiblio es necesario cumplir los siguientes requisitos: Disponer de un dispositivo compatible y con acceso a internet. Para los dispositivos móviles, tener instalada la app eBiblio Castilla-La Mancha.

¿Cómo tomar en préstamo un libro electrónico?

Inicia la sesión en: http://castillalamancha.ebiblio.es e introduce tus datos de acceso: número de tarjeta de lector y contraseña.

Una vez localizado el libro que te interesa, puedes tomarlo en préstamo: descargándolo con un sistema de protección DRM, leyéndolo en tu dispositivo a través de lectura en la nube o mediante la lectura online. El tiempo de préstamo es de 21 días.

¿Cómo leer libros electrónicos en eBiblio?

Te da la opción de leer tus libros pretados de diversas maneras:

En la web (streaming), en la nube, con las aplicaciones disponibles de eBiblio para iOS y Android. No hace falta conexión a Internet, solamente en el momento de descarga del libro desde eBiblio y en ordenadores personales y ereaders.

Día de la Biblioteca. 24 de octubre

El viernes 24 de octubre para celebrar el Día de la Biblioteca, contaremos con la presencia de Violeta Monreal. Compartirán la mañana con esta ilustradora los niños y niñas de 2º, 3º y 4º de los dos colegios de nuestra localidad.

Violeta ha puesto imágenes a grandes clásicos de la literatura, a libros para saber mas de inventos, pintores, escritores…ha ilustrado álbunes sobre la libertad, la felicidad, la timidez,…y muchos mas que podreis disfrutar en la Biblioteca “D. José Jiménez” de Membrilla.

Seguro que pasamos un rato agradable en compañia de esta autora/ilustradora. Os contaremos la experiencia.

Lola Villalta