María Auxiliadora: una vida dedicada al ciclismo

En su palmarés como ciclista cuenta con dos copas de España, además de haber sido la representante de la selección española en varios campeonatos. Dejo de competir pero nunca abandonó el ciclismo. Ahora, lo ve desde dentro, es terapeuta deportiva de uno de los equipos ciclistas más importantes a nivel mundial, el BMC. Hablamos, como no, de María Auxiliadora Martín una de nuestras membrillatas más internacionales a la que hemos podido entrevistar días antes de que se vaya a la Volta Cataluña.

Recuerda con mucho cariño su etapa como ciclista profesional, fue en la categoría juvenil y corriendo en el Real Velo Cruz Portillo de Madrid donde obtuvo dos Copas de España. Durante esta época represento a España en dos mundiales y un europeo.  Su época como deportista profesional la compaginó con sus estudios en Toledo de INEF,  Ciencias de la Actividad física y el deporte.  El 2008 fue para María Auxiliadora un año de inflexión, decidió dejar de competir cuando vio que el ciclismo dejo de tener rentabilidad para ella ya que era más difícil obtener becas y sobrevivir del deporte. Fue en ese momento en el que comenzó a trabajar como profesora de educación física y comenzó a formarse en el mundo de la terapia manual. Así, comienza a tener sus primeras colaboraciones en 2013 con el equipo Wild Wolf y un año después con el MMR Bikes, en 2014 y mientras trabajaba con el MMR Bikes surgió su primer contacto con el Bmc, equipo en el que trabaja actualmente.

El BMC Racing Team es uno de los equipos ciclistas más importantes a nivel mundial y que forma parte del World Tour que participan en las carreras ciclistas más destacas de todo el mundo. Un equipo del que María Auxiliadora forma parte desde 2014 y en el que trabaja a tiempo completo como terapeuta deportiva. María nos cuenta que cuando competía veía el ciclismo más fácil que ahora que trabaja para un equipo como el BMC porque ha descubierto lo difícil que es gestionar todo lo que hay detrás de las carreras. Su trabajo le exige mucho tiempo, esfuerzo y dedicación para que todo este perfecto en un mundo tan exigente. Un trabajo de 24 horas al día en el que nos asegura q su cabeza no para de pensar. Ella además cuenta con un valor añadido, ya que ser ciclista le ha ayudado a conocer mejor las necesidades de los corredores.

María se define en la actualidad como una ciclista que corre en plan turista, para disfrutar de la bici y desahogarse cada vez viene a Membrilla. Sigue siendo una adicta de las dos ruedas y es lo primero que hace cuando tiene unos días de descaso.  Ve ahora al ciclismo femenino en su mejor momento, con muchas oportunidades y mucho mejor que cuando ella lo dejo. Al futuro esta membrillata que ya  ha conseguido alcanzar parte de sus sueños le pide seguir formándose, seguir mejorando y poder trabajar muchos años más al pie del cañón en la que siempre ha sido no solo su pasión sino su vida, el ciclismo.